Razones para NO colocarte frenillos

En este mundo de perfectos. Cuando llegamos a cierta edad o etapa de nuestra vida y dependiendo de nuestro circulo social. Nos hacen creer que la apariencia lo es todo. Y tu  sonrisa, que viene a hacer el reflejo de tu alma, también debe ser perfecta. Y para ello, muchos optan por realizarse un tratamiento de ortodoncia para arreglar los defectos que diosito te dio para hacerte único.

A mis 25+ años, me llego la oportunidad de corregir mi mordida (Porque según ella: mordía mal y a futuro me traería problemas), ademas de mi arreglar mi sonrisa, pues tenía algunos dientes fuera de lugar y ordenes extraños al diseño dental que se nos dio la creación. Según la odontologa, yo no sonreía, así que mi sugirió obligo realizarme un tratamiento para arreglar ambas cosas al mismo tiempo.

Grave error. Leer más

¿Que le dirías a una persona que esta enferma de SIDA?

En el ultimo año del colegio muchos de los profesores nos preparaban para el mundo real. Un mundo de llenos victorias, derrotas, retos y peligros, en su mayoría… Nos preparaban para seguir el siguiente paso, la universidad. Una de esas profesores era Rosa, era estricta, seria, dura con las notas , generosas con las tareas, no era mala enseñando y de vez en cuando sonreía.

Rosa imponía respeto con solo su presencia, era de las profesoras a la que el curso respetaba, ella no necesitaba gritar, expulsarnos de su clase o con exámenes sorpresas, simplemente el curso la respetaba

Ese año como todos los dos últimos años Rosa, la profesora de Biología. Trataba de educarnos acerca de nuestro cuerpo, las enfermedades y consecuencias de tener sexo pre-marital, sin condón y sin responsabilidades.

Ella junto al profesor de Religión ese año decidieron hablarnos y asustarnos acerca del SIDA, enfermedad que poco a poco dejaba de ser un tabú en Santa Cruz. Y ese año el SIDA se tenia que enseñar en las escuelas.

Con juegos didacticos ñoños que aprendió en unos cursillos que le impartieron en CIES. Rosa trataba de concientizarnos acerca del uso del condón y todos aquellos bonitos beneficios de tener sexo responsable. Pero sobre todo de la abstinencia.

En una de sus clases especiales, alejadas de funcionamiento de las células, la mitosis y la genética de Gregor Mendel. Rosa nos obligaba a ser grupos de tres personas.  Todos los grupos debían responder una serie de preguntas hipotéticas. Una de ellas era: “¿Que le dirías a una persona enferma de SIDA?“. Todos mis compañeros en su mayoría provenientes de familias católicas se ponían a pensar, escribir y debatir acerca de “que decirle al bastardo que estaba con un virus que poco a poco lo mataría“.

En un colegio católico, justo me tocó con los dos únicos evangélicos/cristianos del curso. Aburrido y con ganas de salir, daba respuestas al azar para que Rosa notara que esta siendo participe de la actividad aprendida en CIES. Llegamos a la pregunta, en la que todos los grupos se estancaban, todos hipotéticamente tenían un amigo que habría contraído VIH.

Mi respuesta en ese momento y por aburrimiento o instinto de conservación fue:

“TIRATE un TIRO en la cabeza, estas enfermo y lo único que vas a hacer en los próximos 6 años, es sufrir. No me invites nada  y no quiero que me toques. Porque no quiero que me contagies”

Eso genero un debate con los cristianos/evangélicos de ese momento. Ellos amantes de la vida, apoyarían, ayudarían e incluso acompañarían en los últimos de sus días… Todo muy bonito, yo seguía con mi idea mas ácida, mas cruel, mas mía.

Rosa estaba justo detrás de mi cuando respondía todo eso, sonrió… Pero no me sonreía a mi, sonreía a mi respuesta. Rosa también era cristiana/evangelica, yo supuse que estaba en problema.

El tiempo de debatir llego a final y llego el turno de que cada grupo exponga sus resultados. Rosa escogía “aleatoriamente” quien debía representar al grupo. Muchos de los representantes eran hombres, de mi camarilla… de aquella camarilla que se sentaba en el fondo. La que hacia bulla o la que no ponía atención en clase.

Todos mis camaradas nerviosos, medio leían las conclusiones a las que cada uno de su grupo había llegado. Irrelevantes para Rosa, ella quería escuchar era la de la ultima pregunta “¿Que le dirías a una persona que esta enferma de SIDA?” Todos respondían que lo apoyarían, le seguirían hablando y todo lo humanamente posible que se puede decir a una persona enferma de SIDA.

Le toco a mi grupo, por todos los antecedentes anteriores decían que yo tendría que representar al grupo. A las que habíamos llegado como grupo… eran las mismas a las que habían llegado todos los grupos. Yo no estaba de acuerdo, pero no tenia intenciones llevarles la contra. Ya me había aburrido de toda la palabrería cristiana/evangélica que argumentaban, para ese amigo que habría contraído SIDA.

Pero mientras leía mis respuestas. Rosa bajaba la cabeza y miraba sus notas, no era buena señal. No era la respuesta que ella quería escuchar de mi, no era la respuesta que yo había dicho y que ella había escuchado. No había nada de la crueldad, egoísmo, discriminatorio  o miedo en las conclusiones que estaba leyendo.

Fuimos el ultimo grupo en exponer. Habían grupos que aliviados, se quedaron sin exponer sus ideas, Rosa ya no quería escuchar mas respuestas… La respuesta que quería escuchar la mía, no la de mi grupo. La había decepcionado, sobre todo. Me había decepcionado.

Existe la verdad y la verdad


Porque muchos como grupo o como sociedad no son capaces de decir la verdad, por muy cierta o cruel que sea. La suavizan, la dicen a medias o simplemente no la dicen.

Pero resulta que tampoco muchos no están en condiciones que se le diga la verdad. Hay personas dicen que le gusta que digan verdad, hasta que conocen a alguien que la práctica. 

¿Quieres la verdad? ¿Quieres la verdad? ¡Tu no puedes manejar la verdad!
Porque cuando se levanta la mano para tocar la cara de lo que fue tu mejor amigo y es un montón de basura, Uno no sabe que hacer… OLVÍDALO MARGE, ESTO ES EL BARRIO CHINO!!

En el barrio chino, quizás le haya dicho a ese enfermo de SIDA que se muera, se suicide, se tire desde un puente y trate de no contagiar a nadie. Que se aleje de mi, porque tengo miedo que me contagie a través del aire o su saliva.

Eso pude haber dicho en frente de todos mis compañeros. Era la verdad, la verdad que muchos en ese curso del colegio callaron, suavizaron, la verdad que no se atrevieron a decir en frente de todos. Quizás la verdad que ustedes habrían dicho.

O no?

 

5 formas de pasar el tiempo mientras haces fila

Algo que realmente he odiado desde que tengo uso de razón, es esperar detrás de otra persona para acceder a algún servicio o producto.

Normalmente hacer fila esta asociado al pago de servicios públicos, tramites gubernamentales o municipales y la peor de todas las anteriores, el registro de materia en la Universidad Gabriel René Moreno.

Pasar el tiempo mientras haces fila

Si bien alguien me dijo que un árbol no crece en un día, haciendo referencia a la poca paciencia que tengo para ciertas cosas. Temporadas de inscripciones en la universidad y el tramite de algún papeleo  municipal han hecho que la poca paciencia que tenia se agotara, ahora casi siempre envío a un amigo o persona para comprar las entradas del cine, pagar los helados, etc.

Pero no siempre tengo a alguien a quien obligar a hacer fila por mi, así que me tengo que aguantar y aburrirme… aburrirme… y aburrirme…

Por eso aquí hay 5 consejos para permanecer cuerdo mientras haces fila

Nunca te olvides tu SmartPhone

Todos tenemos uno, yo en lo personal disfruto de un iPhone que me permite acceder a responder correos electrónicos, acceder a mis redes sociales, atacar en Clash of Clan. En otras palabras has todas las cosas divertidas que te permite tener un SmartPhone, escuchar música en medio de una cola larga para registrar materias es lo mejor que puedes hacer para pasar el tiempo.

Juega “juegos mentales” contigo mismo

Cuenta cuantas personas gordas hay en la fila, contar cuantas veces alguien mira su reloj, cualquier cosa haga olvidarte por unos instantes ese infierno. Ten en mente unos 20 juegos mentales para ocuparte tu mente mientras esperas parado. Sobre todo cuando esperas en el Banco, ya que no permiten revisar tu teléfono mientras esperas.

Cuenta hasta 1000

Es aburrido, lo sé. En realidad tienes que decirte que vas a contar hasta 1000 y empezar a hacerlo. Antes que te des cuenta la cola se estará moviendo mas rápido. La agonía de llegar a los 1000 es mucho mejor que puedes hacer mientras esperas en la fila

Pídele a alguien guarde tu lugar cada cierto tiempo

Es mas por diversión que cualquier otra cosa. Debido que al igual que tu, la persona que esta delante de ti sufre el estar haciendo fila. Interrumpirla en sus pensamientos solo para pedirle que este pendiente que alguien mas no se adueñe de tu lugar en la fila o no olvidarse de tu rostro para permitirte volver a la fila. Por supuesto, a la otra persona puede que no le importe “guardarte el lugar” pero seria divertido ver cuantas veces esta pendiente de guardarte el lugar

Vuelve otro día

Si, debe ser la única opción valida de todas. El estrés y desesperación que genera estar en la fila es opcional, siempre y cuando puedas volver otro día para realizar tus tramites, tus compras o tus pagos en el banco, etc.

Pero en este pueblo, volver otro día para hacer un tramite es volver al infierno día tras día, así que lo mejor es hacer fila y acabar de una de vez por todas los malditos tramites.

Saque la idea de aqui: Pijamasurf

Nos estamos volviendo viejos

La vejes es un tema que muy pocas personas aceptan y asimilan tan fácilmente, siendo las mujeres aquellas que están en una guerra contante contra la naturaleza haciendo todo lo posible por mantenerse siempre jóvenes. Desde estar sometidas por horas en Salones de belleza, gimnasios, cirugías estéticas, etc.

En cambio para los hombres es un poco mucho más simple, quizás no nos damos cuenta que se están volviendo viejos, pasamos de lanzar flechas en los juegos en nuestra infancia/juventud a tratar de lanzar flechas siendo adultos. Pero no podemos por falta de tiempo, trabajo, estrés, un pésimo estado físico, etc.

¿Pero cómo nos damos cuenta que en verdad no estamos volviendo viejos? ¿Acaso tenemos que ver las arrugas nuestro cuerpo y canas en nuestra cabeza para asimilar de una buena vez nuestra buena juventud ha pasado?

Me detuve a pensar por largo tiempo si en verdad ya estaba viejo, siendo que aún no me siendo viejo. Pero…

¿Eres tu quien pagas tus facturas?

Si! Ya eres viejo cuando las facturas empiezan a llegar con tu nombre, ya depende de ti si quieres tener luz y agua en tu casa. Eres tu quien tiene que pagar el alquiler, el servicio de luz y agua, si tienes un plan contratado en un telefónica eres tu quien tiene que pagar el servicio.
Se acabaron los días en los que tus padres se hacían cargo de eso. Ya en teoría eres un adulto responsable.

¿Los nuevos ídolos de hoy son menores que tú?

“Cuando sea grande quiero ser como él”. Es la frase que usábamos de chicos y jugábamos a que éramos tal persona, nos imaginábamos alcanzado los mismos logros y mucho más que ellos.
Pero sucede que el nuevo ídolo (Deportista, Artista, etc.) es menor que tú. ¡Sí! ¡Ya estas viejo! Ya ha pasado la época en la que te ponías a fantasear con tus ídolos. Solo nos queda observarlo y quizás admirarlos, pero solo hasta ahí.

¿Físicamente puedes hacer lo mismo que hacías antes?

En el colegio eras un excelente jugador de futbol, podías estar corriendo de esa pelota por horas. O eras de aquellas personas que poseía una excelente flexibilidad en la espalda y podía demostrárselo y sorprender a tus amigos.

Han pasado años desde la última vez que lo intentaste y quieres volver a recordar aquellos días. Lo intentas, te das cuenta que eres más lento o no tienes la misma flexibilidad de antes. ¡Sí! ¡Ya estas volviendo viejo!

¿Tus amigos ya están casados?

¿Has tenido que ser testigo de cómo tus amigos se amarran para siempre a una persona? ¿La chica que te gustaba cuando estabas en el colegio ya tiene hijos?¿Los hijos de tus amigos te llaman tío?¿Eres el padrino de uno de los hijos de tu amigo?
¡Oh sí! ¡Ya estas viejo!

¿Tienes tiempo para jugar en consolas o Pc?

Acaso tienes el tiempo suficiente para perderte por horas en los juegos de Pc? Puedes darte el lujo de recordar viejos tiempos jugando Super Mario Bros de nintento, aunque sea en un emulador?

Es algo que todos nosotros queremos. Jugar por horas, tener tiempo para una partida de Dota o Tekken con nuestros amigos, ¿Recuerdas cuando tenias tu granja de Farmville? Recuerdas que en el peor de los casos pasabas horas y horas en el juego más frustrante y estresante de toda la historia “Give Up”? Sabíamos que el juego era imposible, pero teníamos que demostrarles a nuestros amigos que podíamos llegar más lejos que todos ellos aunque esto significase perder todo el día.

Si, ya no tienes mucho tiempo para estar buscando juegos flash en internet, ya no tienes tiempo por te estas volviendo viejo. Tus obligaciones y responsabilidades no te permiten disfrutar de esas pequeñas frustraciones de no subir un level en un juego online, o no poder quedar con tus amigos para jugar en la casa de uno de ellos toda la noche en un fin de semana.

Ya estas, vi e jo…

Conclusión

Quizás existan muchas otras formas más sutiles de darte cuenta que estas envejeciendo, como por ejemplo: Tu tiempo es muy distinto al que están viviendo hoy los jóvenes, ya han pasado más de 10 años que escuchas a tus artistas preferidos, o que hace 10 años que no se hace graba un episodio de “Friends”, no conoces todas las versiones de Mario Bros, ¿Sabes que hay más 150 pokemons conocidos?, todos los niños te llaman señor, esos y muchos otros ejemplos más.
¿Se les ocurre alguna otra forma de darse cuenta que están viejos?

Fuente: Juegos de Arqueros