Curiosidades de la Copa del Mundo 2018

CuriosidadesDeportes

Escrito por:

Rusia ha batido varios récords económicos con la organización de la Copa del Mundo más cara de la historia, una edición marcada también por la inclusión de la tecnología tanto en el arbitraje como en el análisis del big data en tiempo real para las selecciones mientras discurren los partidos.


Foto: “FIFA World Cup” by IIP Photo Archive (CC BY-SA 2.0)

La vigesimoprimera edición de la Copa del Mundo 2018 no ha reparado en gastos, con una inversión estimada en 14.200 millones de dólares, lo que supone un 22% más de lo que costó en su totalidad la pasada edición de Brasil, aunque al menos no ha llegado al presupuesto de 20 mil millones que estableció el gobierno ruso en un principio. La mayor parte de ese dinero recayó en la construcción de infraestructuras para la mejora del transporte, seguido de la construcción y acondicionamiento de los 12 estadios.

En el aspecto económico, la Copa del Mundo 2018 también destaca por ser la que más dinero repartirá en premios, con un total que asciende a 400 millones de dólares, frente a los 358 de Brasil. El 16,5% de ese dinero se repartirá entre los finalistas (38 millones para el campeón y 28 para el subcampeón), con países como Brasil, España, Francia o Alemania entre como los favoritos a llegar tan lejos según los pronósticos de fútbol de bet365.

No obstante, lo más llamativo en este sentido es el espectacular aumento del dinero que se repartirá en su totalidad, incluyendo no solo el otorgado en función de los resultados de cada selección, sino también el dinero que reciben los clubes en compensación por las lesiones de sus futbolistas. En ese sentido, Forbes apunta a que esa cifra global es de 791 millones de dólares, casi el doble de lo que se repartió hace ocho años en Sudáfrica y 40 veces más del dinero repartido en la Copa que organizó España en 1982, según datos de Statista.

Por otra parte, la tecnología también está siendo protagonista en Rusia. Para empezar, esta es la primera vez que una Copa del Mundo emplea el VAR o video-arbitraje, que ha resultado decisivo desde el inicio del torneo. Ya en Brasil se introdujo el ojo de halcón para determinar si el balón sobrepasaba la línea de gol, pero ahora cada partido está monitorizado por vídeo para ayudar en la toma de las decisiones arbitrales más polémicas, como los fueras de juego o los penaltis.

Pero los árbitros no son los únicos que disponen de ayuda tecnológica, ya que los cuerpos técnicos de cada selección podrán tener acceso al uso y análisis de estadísticas y datos en tiempo real mientras transcurre un partido. Y es que la importancia del uso del big data para la preparación táctica se puso de manifiesto hace cuatro años cuando se supo que Alemania había estudiado la estadística de sus rivales al milímetro, lo que ayudó a su conquista del título y a su espectacular victoria por 1-7 ante Brasil en semifinales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *